Nombrada "Playa Suprema" por la revista "Caribbean Travel + Life", la Playa Siete Millas es uno de los motivos por los cuales Cayman es considerado el mejor destino en el Caribe y el arquetipo de unas inolvidables vacaciones. Ubicada en la costa oeste de Grand Cayman, esta playa del Caribe es la más conocida de las islas. Sus aguas cristalinas y arenas de coral atraen a visitantes de todo el mundo.

La Playa Siete Millas no se encuentra ajena a uno de los principales atributos que tiene el destino Cayman Islands que es su seguridad. La Playa se puede caminar en toda su extensión sin importar si es de día o de noche con absoluta tranquilidad. No es extraño encontrar bien temprano por la mañana juguetes de arena de niños que se los han olvidado del día anterior y los mismos quedan a la espera que los vuelvan a buscar sus dueños el día siguiente.  Todo lo puede llevar a la playa y puede quedarse tranquilo que mientras esté usted refrescándose en el mar nadie tocará sus pertenencias.

Su extensión actual es de 5.5 millas y no existen “barreras arquitectónicas” entre hoteles y resorts. Su inmaculada arena blanca se extiende hacia el norte desde George Town y se puede recorrer por completo. Su orientación permite disfrutar una excelente combinación: Un suave sol matinal que asoma desde la isla sumado a unos atardeceres que recordará por siempre donde el sol se esconden en un mar calmo y sin olas al horizonte.

Muchos resorts y complejos ofrecen colchonetas, mesas y sillas flotantes ancladas al fondo del mar y no es extraño observar parejas disfrutando de un champagne frapé sentados en medio del mar en estos elementos flotantes mientras observan verse poner el sol. La experiencia es única y memorable.

La misma experiencia se puede vivir mar adentro ya que se puede contratar un yate privado que sale desde la Playa 7 Millas y cenar mientras el sol se esconde en el mar Caribe.

Otros hoteles aprovechan el “espectáculo del atardecer” y ofrecen happy hours en sus bares acompañados con música caribeña. Es el momento ideal de disfrutar de unos tragos antes de salir a disfrutar de la excelente gastronomía de las Cayman Islands. 

La Playa Siete Millas es de propiedad pública por lo que es posible recorrerla completamente, pasando por los diferentes resorts, hoteles y villas, sin importar donde se hospede. Encontrará restaurantes abiertos al público en los resorts y bares de playa a los cuales se puede acercar en una caminata y disfrutar de su bebida favorita mientras se relaja.

Su perfecta combinación de sol y sombra natural la hacen una de las mejores playas del Caribe.  Existen muchos sectores en los cuales los árboles se conjugan con “cabanas”, unas carpas de alta categoría que algunos resorts ponen a disposición para sus huéspedes, dando el confort necesario para pasar un día entero en la arena si es su deseo.

La Playa Siete Millas ofrece actividades de lo más diversas: un día en la playa lo dejará siempre pidiendo más. Ya sea que quiera broncearse mientras observa el romper de lasolas, practicar paravelismo o esnórquel con la familia, la Playa Siete Millas les enseñará a todas las edades de qué se tratan realmente unas vacaciones enel Caribe.

Desde la misma playa se pueden alquilar jet ski, bananas, paddle boarding y todo tipo de deportes acuáticos. La última novedad es el Jet Pack, un dispositivo que se pone en la espalda como una mochila y permite “volar” sobre el agua, el cual puede ser visto desde la orilla de la playa 7 millas asombrando a toda persona que lo observe.  La Playa 7 Millas ofrece actividades a mano para que estén entretenidos todos los miembros de la familia.

La Playa Siete Millas se encuentra próxima a las actividades más populares: amigables rayas en""Stingray City"", tiendas comerciales, esnórquel y buceo en las tranquilas aguas del Cementerio de Arrecife. La Granja de Tortugas y la capital de la isla, George Town, también son accesibles desde aquí."